TRADUCCIONES Y RESEÑAS Vol. 39, Núm. 2 (2016)

Traducciones

Olga Restrepo Forero, Daniel Becerra
305-337

 Resumen

El artículo original “Muerte y Mobiliario” no tenía un resumen porque la revista en la que fue publicado, History of the Human Sciences, no lo requería. Por lo tanto, este resumen no es una
traducción del original, sino un original. “Muerte y Mobiliario” procura realizar una deconstrucción performativa y retórica de las estrategias retóricas de la argumentación realista. Su estilo, que es diverso, a veces serio, a veces “ingenioso”, que argumenta con fuentes adecuadamente documentadas y también con abiertas fantasías, y que cita a Tom Paine, Samuel Johnson y Monty Python, es vital para el efecto deseado. El texto/nosotros sin duda pretendemos tener un efecto particular, al igual que también lo hacen los estrategas del realismo. Estos últimos desean forzar a sus opositores, los
relativistas, a retractarse de sus necedades confrontándolos con argumentos de “línea de fondo” —bottom-lines— como Mobiliario —la innegabilidad epistémica de los objetos
materiales sólidos— o Muerte —la innegabilidad moral de la pobreza y el dolor—. Los relativistas, como los defendemos aquí, pueden resistir mejor estos ataques mediante la realización de algunos movimientos retóricos equivalentes, tal como se muestra y se demuestra en el texto. Una fuerte motivación de los autores para hacer este trabajo, entonces, era una manera de venganza, dirigida contra todas esas lecciones de golpes sobre la mesa a las que habían sido sometidos, a manos de realistas complacientes que participan en las estrategias aquí examinadas: con este texto “Muerte y Mobiliario” a la mano, listo para ser arrojado sobre la mesa, las relativistas pueden estar mejor preparadas para actuaciones similares, y mejor armadas. Al mismo tiempo se defiende el relativismo y se rechazan sus
caricaturas persistentes. Con la ayuda de aliados tales como Bruno Latour, Barbara Herrnstein Smith y Paul Feyerabend, el relativismo se configura como una no-posición, una forma de
movilidad que se activa al momento del análisis. La relativista no tiene “áreas prohibidas” para el análisis —ella es propiamente reflexiva—. En lugar de la teología de la negación de los realistas —“hay que enfrentar los hechos […] no se puede cambiar la realidad, la naturaleza humana, las fuerzas del mercado […]”— la ética de la investigación sin restricciones —de la ciencia, por así decirlo— es la posición moral que respaldan nuestras
relativistas.

Palabras clave

sociología del conocimiento; relativismo; realismo

Reseñas

Olga Restrepo Forero
341-345

Resumen

Esta magnífica obra —ganadora del premio Ludwik Fleck (2015), de la Society for Social Studies of Science (4S)— nos ofrece una exploración personal, social, cultural, económica,

política, material y semiótica del lugar que ocupa el cáncer en la sociedad contemporánea, particularmente en Estados Unidos de América; pero, igualmente, se trata de un análisis válido para comprender la metástasis global del cáncer. Comenzando con el pronóstico y su compleja semiosis para la paciente, surge la pregunta: ¿qué significan estos datos? Si las probabilidades de supervivencia, pasados cinco años, son del 25 % —dado el tamaño del tumor y los ganglios afectados—, se pregunta la paciente: ¿de qué lado de la distribución quedo yo? Y la investigadora: ¿cómo se producen estas curvas? Ambas interactúan en esta escena: “Tan banales como el color de un día de invierno o el color del cielo raso, las estadísticas de supervivencia ofrecen una pizca de información, pero no mucho con qué arroparse” (p. 27) y “Los agregados estadísticos proporcionan una lógica que vuelve a los cuerpos números intercambiables por los que no se tiene que sentir nada, ni culpa, ni placer, ni horror. Permiten la predicción” (p. 35).

 

Janette Alejandra González Hernández

Resumen

En 1879, Julio Verne mostró, de forma fantástica, el potencial de la técnica y la tecnología en la vida cotidiana. Lo hizo a través de la novela La isla misteriosa, en la que cinco náufragos tienen que enfrentarse a las inclemencias del clima y las condiciones inhóspitas de una isla desierta. Uno de ellos, el ingeniero, da orden a su
situación, poniendo a disposición de todos sus conocimientos en ciencia aplicada para mejorar aquel ambiente hostil. Verne no alcanzó a ver el impacto que tendría la tecnología en la sociedad. Pero si volviera a la vida, seguro leyendo a Arellano, Chauvet
y Viales (2013), se daría cuenta de la complejidad que ha alcanzado su relación.

Palabras clave

Ciencia; tecnología; innovación

 

Categorías